La magia del Valle del Elqui

El Valle de Elqui es una de las zonas del país más visitadas tanto por turistas locales y extranjeros. Es reconocida por ser la tierra del pisco, ser la inspiración de grandes poetas y pensadores, hogar de esforzados agricultores y temporeros, cuna de la sofisticada cultura diaguita, dueño de yacimientos ricos en minerales de oro y plata y capital de la astronomía nacional. La mística del Valle de Elqui se construye a partir de lo alto de sus áridos cerros y lo encajonado de sus verdes valles, los que contrastan durante el día con un cielo azul profundo y en la noche con el estrellado firmamento que no deja indiferente a nadie. No es de extrañar entonces que su imponente paisaje sea la base para el desarrollo de innumerables leyendas y anécdotas que nos cuentan sobre brujos, chamanes, ovnis, portales inter-dimensionales e historias extraordinarias, que parecen sacadas desde un lejano mundo de maravillas fantásticas.

La belleza del Valle de Elqui, la cual impresiona a gran parte de las personas que lo visitan, no ha sido cosa del azar. La configuración de su paisaje ha sido el resultado de una serie de procesos geológicos que durante millones de años han configurado el relieve actual. Por ejemplo, en las fotos podemos observar a la ciudad de Vicuña, la cual ocupa la parte baja del valle que se encuentra rodeada por altos cerros. Los cerros de mayor altura se encuentran al noreste y sureste de dicha ciudad, y marcan el límite occidental de la cordillera Principal. El frente de montaña occidental está limitado por una gran falla inversa (West Andean Thrust Fault?) que pone en contacto rocas correspondientes a secuencias volcánicas continentales del Cretácico Superior, en el bloque yaciente, con intrusivos granodioríticos, monzodioríticos y pórfidos graníticos del Paleoceno-Eoceno, en el bloque colgante. La presencia de fallas inversas es abundante en la zona, las cuales condicionan la orientación N-S de varias unidades rocosas, y en parte explican lo alto de sus montañas y escarpado de sus laderas. No nos olvidemos que el Valle de Elqui se encuentra en la zona de subducción plana, la que contribuye a la constricción de la corteza superior impidiendo a estas latitudes el desarrollo longitudinal de la Depresión Central y dejando en su lugar valles transversales como el Elqui.

La forma en ‘V’ del valle es característico de incisión fluvial, la cual ha sido producida por el río Elqui durante cientos de miles de años. El río Elqui se alimenta a partir varios afluentes que bajan desde los pequeños glaciares que se encuentran en la alta cordillera. El río durante su historia ha presentado ciclos de erosión y deposición que han quedado registrados en las terrazas fluviales colgadas que se pueden observar a lo largo del valle.

Es así como la geología ha jugado un rol fundamental en la esencia de toda la magia que caracteriza al hermoso Valle de Elqui.

José González Alfaro
Doctor(c) en Ciencias mención Geología, Universidad de Chile.