Acantilados y glaciares en Yosemite

Hola terrestres!

Esta postal se las envío desde el Parque Nacional Yosemite, ubicado en plena Sierra Nevada, en el norte de California, EE.UU. Sus icónicos paisajes atraen a viajeros de todo el mundo durante todo el año, entre ellos, miles de escaladores que van a probar suerte en las enormes murallas de granito del parque. Estos paisajes fueron formados por el dinamismo de distintos procesos geológicos, tanto internos como externos de la Tierra. En Yosemite, es posible encontrar distintos cuerpos de rocas graníticas, y es que se trató de una serie de intrusiones magmáticas que intruyeron las cuencas sedimentarias depositadas anteriormente. Estas rocas quedaron finalmente expuestas por procesos de erosión y alzamiento, dando así origen a las montañas de Sierra Nevada.
Cuando el clima de la Tierra se enfrió, hace 2 ó 3 millones de años, se formó un extenso campo de hielo en su cima y grandes glaciares descendieron por los valles aledaños. Al pasar los glaciares, se terminaron de esculpir los rasgos finales que marcan el valle de Yosemite: su valle en U, cañones, domos redondeados, rocas pulidas, cascadas, lagos y morrenas.
Todos estos elementos hacen de Yosemite un paraíso no solo para turistas y escaladores, sino también para geólogos y científicos, que de seguro seguirán explorando sus senderos en busca de nuevos descubrimientos.
Saludos!
Alicia Vásquez
Estudiante de pregrado, Universidad de Chile.